lunes, 16 de abril de 2018

Una reflexión sobre los Archivos Históricos y las drogas

  Quizá sepas que estamos por cumplir 10 años en este Bable, quizá sepas que de un tiempo para acá (unos 5 años) comencé a navegar en los interesantes océanos que contienen miles de documentos en los Archivos Históricos... cada vez que abro un libro, de Cabildo, de Notarios, de lo que sea, voy de sorpresa en sorpresa, sea una caligrafía perfecta [que una imposible de leer], sean las decoraciones que se acostumbraban poner en ciertas letras capitales [como en la imagen] que en los sellos [como el que sigue] que en las palabras fuera de uso, en las formas de escribir, de relatar, de dejar asentado un acontecimiento...

  Pero no todo es miel sobre hojuelas, de pronto sea por la fuerza de la escritura y la puntilla usada, digamos que la pluma, que la tinta se transparenta... hace casi imposible leer el documento... o peor aun... cuando ciertas caligrafías son tan complejas que si llegamos con una duda, salimos con cien luego de "leer" o tratar de interpretar el documento... y de pronto aparecen estos sellos, cosa extraordinaria que me ayuda a transportarme en el tiempo...

   Y ya en tiempos más recientes, finales del siglo XIX, topamos con cosas más sorprendentes por su actualidad y su diametralmente opuesta manera de usar... la sustancia. (Ver cuarto renglón de la imagen). Me explico.

  Esto ya lo había leído en La estatua de sal de Salvador Novo, en la que comenta cuando Toña la Maromera, que había estado en Europa, trajo la moda de inhalar clorhidrato de cocaína... [quizá fue otro de sus amigos, no lo recuerdo bien] el punto está en que para 1921, comenta Novo, en las boticas que eran droguerías, había cocaína y morfina... la morfina viene de la Adormidera, una planta que da hermosas flores rojas (recuerdo que de niño, cuando iba por las vías de tren, en cierta época del año florecía la adormidera abundantemente) y en estos listados que recién vi en un Archivo Histórico, cuando se inventaría una Botica, aparece tanto la adormidera como el polvo de opio. 

Los tiempos cambian, indudablemente...





domingo, 15 de abril de 2018

Una interesante descripción de la Parroquia Antigua de Salamanca

  En su momento se dijo que esta era una de las portadas más bellas de todo el "reino"... y con justa razón, solo que, no muchos la visitan y, sobre todo, la admiran. Encuentro una, por no decir que la mejor, descripción de esa portada la cual con gusto comparto:

  La parroquia monumental del siglo XVIII [la parroquia se construye en el XVII entre 1630 y 1690, fue en el siglo XVIII que se labró su portada principal y buena parte de la lateral], construido en cantera rosa, luce una portada revestida de rica ornamentación en altorrelieve. Los apoyos del primer cuerpo son columnas salomónicas tritóstilas, es decir, que marcan el primer tercio del fuste con distinta decoración y rematan con capiteles de tipo corintio. En este caso, en la parte baja del fuste se talló un diseño en zigzag y los tercios superiores constan de una espiral de tres tramos, muy gruesa, cubierta con formas vegetales y geométricas. 

  Al lado de las columnas salomónicas se ven figuras humanas de cuerpo entero, con trajes de civil, cuya presencia resulta excepcional y que quizá pudiera relacionarse con los patronos que costearon la obra.

  Los basamentos de estas columnas tienen al frente figuras al parecer de niños –aunque muy toscas-, que de la cintura hacia abajo tienen cuerpos vegetales. Este tipo de representaciones antropofitomorfas son muy comunes en el repertorio ornamental del arte barroco. En los intercolumnios hay nichos con voluminosas peanas e interesantes columnillas salomónico-cariátides.

  La arquitectura del arco, su clave y las enjutas se componen con exuberantes elementos de varios géneros. La cornisa que divide los niveles tiene muy rehundido el friso, lo cual en combinación con el movimiento de sus quebrados perfiles, produce intenso claroscuro.

  El segundo registro se compone en torno a la ventana mixtilínea del coro, la cual tiene un ancho marco de follajes donde asoman dos cabezas de niños. En la clave resalta una venera, y bajo la cornisa que se proyecta sobre el marco de la ventana se cobijan dos pelícanos, los apoyos de este nivel son pilastras estípite profusamente engalanadas con follajes. 

  Hay cuatro nichos; los que están a los dos lados del óculo tienen peanas-cariátides y los de los intercolumnios se acompañan con pelícanos y amorcillos. El remate está limitado con una onduladísima cornisa. En su centro hay un nicho, dos peanas y más pilastras y muchos golpes de follaje. 

  La talla de esta portada es de oficio tosco, pero de ella emana un auténtico barroquismo vernáculo. Su portada lateral es una composición muy bien lograda, aunque menos ornamentada. Emplea también columnas tritóstilas, fuerte cornisamiento y óculo mixtilíneo."



Fuente:

EVL. Enciclopedia de México, Tomo 12, p.7091. Editorial Cumbre. México 1987, p.7091

sábado, 14 de abril de 2018

La Plaza de la Soberana Convención de Aguascalientes en la noche

   Dentro de los tantos Bicentenarios y Centenarios que hemos vivido en los últimos años, uno de ellos fue el 2014 cuando se celebró el centenario de la Soberana Convención, a consecuencia de ello se creó un espacio por demás interesante en ambos costados del Teatro Morelos, sitio en el que ocurrió la tal Convención y que, luego de la debida adecuación de los espacios surgió esto que ahora vemos en las imágenes siguientes:















viernes, 13 de abril de 2018

De los hoteles que había en CDMX al comenzar el siglo XX

  Esta vez comparto alguna información sobre los hoteles que había en la primera década del siglo XX en la Ciudad de México.