domingo, 20 de agosto de 2017

En El Bable llegamos a los 6 y medio millones de visitantes.

  Hoy es domingo, 20 de agosto de 2017. Estoy en Salamanca, ciudad de la que soy originario, en donde viví mis primeros 17 años y luego comenzó un largo recorrido, primero por Guadalajara, para atender a la Universidad, luego a la Ciudad de México para trabajar y de ahí a Cancún, Ixtapa y Los Cabos, para regresar a Salamanca luego de 37 años. Cabe mencionar que entre una y otra población en la que fijé mi residencia hice montones, que son varias decenas, quizá centenas, de viajes de todo tipo, cortos, largos, conociendo varios países y todos los estados de la República Mexicana. Esto, consecuentemente me fue llenando de experiencias, vivencias, conocimientos que solía compartir epistolarmente con mis amigos, al grado tal que en ocasiones escribía una larga carta que luego fotocopiaba y mandaba a mis más allegados amigos que siempre me pedían más y más... conocí las oficinas postales de todas las ciudades y pueblos que visité pues tenía la buen acostumbre de enviar cartas y postales. La afición por escribir la he tenido siempre.

  Cuando estuve a cargo de un nutrido número de personal, logré comunicarme con todos pues cada viernes me desvelaba haciendo una nueva Gazeta con z, la cual llamaba La Gazeta del Sábado y al menos durante dos años religosamente aparecía al comenzar el turno de las siete de la mañana, trabajaba en un hotel y a mi cargo tenía al rededor de 40 personas, tal vez más. Mis escritos funcionaban tan bien que esa publicación, hecha a mano, circulaba no sólo en mi departamento sino, prácticamente por todo el hotel. En buena medida creo que ese es el antecedente de El Bable, más aun porque este sistema que ahora uso y tu lees es un blog, y blog viene de log, palabra inglesa que significa bitácora y La Gazeta del Sábado la escribía sobre la bitácora de cambio de turno de la recepción del hotel.

  Fue en 2008 que sentí la necesidad de compartir por escrito todo lo que rebotaba en mi cabeza por recuerdos, por situaciones recurrentes y, sobre todo, porque siempre que platicaba alguien me decía el consabido "que interesante"; era la época en que el sistema blog se puso de moda, luego sería desplazado por el vlog (con v) que es en video pero, como no soy generación "vid" se me hizo muy complicado, seguí con el blog que es imagen fija y texto. Fue el 31 de diciembre de ese año que publiqué mi primer artículo, en el cual explico la razón del nombre. Pensaba entonces que publicaría dos artículos mensuales, incluso ya tenía hecho el programa de los 24 primeros, llevaba una suerte de "storyboard" para saber que imágenes ocupaba y los textos que subiría... a la semana me di cuenta de que podía publicar diariamente y desde entonces no paro... religiosamente un artículo cada día.

  A los tres meses de comenzar con El Bable, inicié El Señor del Hospital para difundir más de la historia de Salamanca en vías del 450 aniversario de la llegada (según la leyenda) de la imagen religiosa que tiene precisamente ese nombre, en abril del año siguiente, cuando se efectuó la celebración pensé dar por terminado ese blog, al final continué con él y abrí uno más, era 2010, año del Bicentenario y decidí documentar la Ruta de Hidalgo, de ahí que el tercer blog se llamara Cabezas de Águila. En muchas ocasiones publiqué en los tres blogs diariamente, ahora lo sigo haciendo religiosamente en El Bable y esporádicamente en los otros dos.

  Hoy, domingo previo al "Eclipse del Siglo", estoy por llegar a los 6.5 millones de visitas (quisiera decir que son lecturas) y me da mucho gusto... nunca pensé en números cuando entré en el sistema Blogger, pero como son "fan" de la estadística, los números me atrajeron.

  Debo de celebrar este numero que lo veo colosal, pero, siendo honesto, creo que si agrego las visitas de los otros dos la cosa relumbra: 6'500,000 en El Bable, 1'427,000 en Cabezas de Águila y 1'240,000 en El Señor del Hospital hacen un total de 9'167,000.

  Creo lo debo celebrar.


sábado, 19 de agosto de 2017

Antes y ahora: La Casa Colorada en Salamanca, Gto.

Salamanca, Gto. 1950. Justo frente a la estación del ferrocarril, desde la última década del siglo XIX había un establecimiento comercial que igual era cantina que almacén, es decir, una "pulpería" como antaño se conocía a las tiendas que venden de todo, a un lado estaba la Casa "Colorada", supongo el nombre se debe al color de sus paredes. Al paso del tiempo la casa dejó de ser establecimiento comercial y poco después dejo de ser casa habitación, se volvió bodega de granos. Mediaba el siglo XX cuando aun existía el hierro forjado en su ventana y los estupendos trabajos en madera que formaban la propia ventana.

Salamanca, Gto. 2017. Siendo ya bodega las ventanas fueron tapiadas, y ahora, la lluvia, el calor y todo lo que implica la intemperie y, sobre todo, el paso del tiempo, de la Casa Colorada no queda ni el recuerdo...

 En esta imagen de 1910 alcanzamos a ver entre el vagón del tren y la estación, la Casa Colorada.

  Toma de 1945, notamos a la izquierda parte de la Casa Colorada.

viernes, 18 de agosto de 2017

Antes y ahora: El teléfono

México 1900. "El teléfono es un dispositivo de telecomunicación diseñado para transmitir señales acústicas a distancia por medio de señales eléctricas. Durante mucho tiempo Alexander Graham Bell fue considerado el inventor del teléfono, junto a Elisha Gray" (Wikipedia). Fue Antonio Meucci el inventor. En el caso de la telefonía, es introducida en México en 1878. El primer enlace se realizó entre México y Tlalpan. “En los albores del servicio telefónico, la Compañía Telefónica Mexicana, establecida en 1882, fue el proveedor único, hasta que en 1905 la Compañía Mexicana Telefónica Ericsson inició sus operaciones, lo que desató una saludable competencia entre las dos empresas concesionarias” (Wikipedia).

México 2017. Con el desarrollo de la telefonía celular, la comunicación inmediata no es solo de voz y datos, también imagen. Todo es habitual en nuestro tiempo, lo inusual para muchos es saber que antes los teléfonos eran sumamente pesados, fueron de cuerda, fueron de disco, fueron de pared, los hubo de mesa, vendrían luego los digitales y ahora, todo eso es historia.

jueves, 17 de agosto de 2017

El templo agrandado de Rincón de Centeno, municipio de Juventino Rosas, Guanajuato

  En la no muy estudiada a fondo historia del Bajío, cuando su formación y las primeras fundaciones hay hay un sitio del que había oído pero nunca lo había visitado, se trata de Rincón de Centeno, localizado en el actual municipio de Juventino Rosas en el estado de Guanajuato, recién tuve la oportunidad de conocerlo, pude ver solamente por fuera un tempo por demás interesante, lamentablemente estaba cerrado, me comentan lo abren en las tardes cuando hay rezo y misa.

  Se trata del templo del Señor de la Guía, esa advocación nunca la había escuchado; su fiesta es el Miércoles Santo, me comentan es un Cristo de tez morena, no negro, no blanco. De fechas de construcción no tengo idea, pero vemos con claridad que hubo tres etapas de construcción, al centro hay una torre, de un solo cuerpo, notamos la pared de piedra. Esa era la capilla original, más bien pequeña, suficiente para el número de pobladores que había en la zona.

  Para ese entonces,  quizá finales del XVII o principios del XVIII, el estilo de las capillas de comunidades rurales era el tener frente a ella una cruz atrial y al oriente una pequeña capilla, como si fuera del tipo posa, la que vemos ahora es la que se ubica frente al templo, la cual fue intervenida pues se revistió de cantera rosada propia de la región.

  En una tercera intervención, fue puesto un arco en la entrada principal, al centro vemos el escudo del obispo que había en ese momento; recordamos que todo el estado de Guanajuato pertenecía al obispado de Michoacán.

  La reja nos indica la fecha en que esta parte fue construida, 1920.



  La cruz tipo atrial pero que está dentro de esta posa, notamos las manchas de cera, por el rumbo se estila en días de fiesta, colocar dos cañas, ornamentadas, que representan las canillas, asociación que hay de la cruz con el monte calvario, el cerro de la "calavera",  donde se dice fue enterrado Adán, de ahí que muchas cruces tengan una calavera grabada en la base, cosa que con las canillas se sustituye.

 Aquí vemos nuevamente cómo hacia el norte, es decir, al frente, el templo fue crecido, y colocada una torre de dos cuerpos, tal vez esto ocurre en el XIX, pero lo interesante es ver la manera que se integró la capilla posa al cuerpo agrandado. Tal vez en esa misma intervención se hizo la cúpula, o quizá fue posterior. Será interesante volver para verlo por dentro y saber la cronología de las intervenciones.


  Este es el punto, esa pequeña bóveda, tipo medio cañón, que seguramente fue la posa y que ahora es parte del templo.

  La hacienda de Montuoso fue construida por un español llamado Juan Antonio Montuoso allá por el año de 1590 pero en el año de 1597 le vende doña Francisca de Valdez esposa de Agustín de la Torre por lo cual con el tiempo le hereda a Don Agustín de Valdez y Portugal, Don Agustín de Valdez y Portugal le vende a Don Cristóbal Cano y Molina quien empieza a vender fracciones de este terreno es por eso que decimos que ya existían las haciendas desde antes de la fundación de Santa Cruz (Valencia, Comontuoso, El Tecolote, Romerillo) Rincón de Centeno que ahora pertenece a su municipio es 90 años más antiguo que Santa Cruz, pues se formó en el año de 1631 cuando Don Baltasar Centeno le compra al mismo Don Cristóbal Cano y Molina tierra de labor para una estancia de ganado mayor (1786 hectáreas) y le llamó “El Rincón” por el lugar donde se encuentra arrinconado en los cerros. La antigua hacienda de Cañada de Landín fue establecida en 1632 cuando Don Pedro Landín (su cuñado) le compra a Don Cristóbal Cano y Molina unas caballerías de tierra de monte y labor para establecer una estancia de ganado mayor, así mismo Don Pedro empezó a construir la finca, los descendientes de Don Cristóbal seguían teniendo propiedades por ese rumbo, pues por el año de 1700 había un rancho llamado lo de Cano, así que no es posible que se hayan traído 35 familias de cuenda para fundar Santa Cruz y menos que se hayan desmontado 5 km a la redonda pues ya existían las haciendas, y como se iban a desmontar terrenos que ya estaban habitados y cultivados. (1)



Fuente:

Centeno Pérez, Pablo. La antigua Santa Cruz de Comontuoso, hoy de Juventino Rosas. Monografías del Bicentenario, Guanajuato, 2010. p. 52.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Una nueva visita al panteón "viejito" de Santa Cruz de Juventino Rosas, Gto

  Digo que esta fue una nueva visita al panteón de Santa Cruz porque en 2013 fue la primera vez que dí con él. Esto ocurrió debido a que me enteré de la existencia del culto a las ánimas por estos rumbos del Bajío, la cosa no de sorprender pues desde siempre Santa Cruz, que ahora se conoce más bien como Juventino Rosas, en Guanajuato, conserva la tradición de la herbolaria y lo que con ella conlleva, de ahí que se mantenga un halo de "santidad" (el entrecomillado es indispensable) a ciertos personajes no es de sorprender.

  En México, bien lo sabemos, hay cultos que no están aceptado por la Iglesia Católica, quizá el más conocido es el de la Santa Muerte, seguido por el de Malverde y la lista se hace larga: Juan Soldado en Tijuana, el Niño Fidencio por Paredones, Simón o Maximón en Chiapas y Guatemala. Aquí lo que ocurre, específicamente en el cementerio es el culto al ánima de Andrés Delgado, personaje que participó en el bando insurgente que fuera asesinado salvajemente en 1819 en un sitio llamado Cañadas de Landín, próximo a Santa Cruz. Luego de la decapitación y seguramente el desmembramiento del cuerpo, los restos fueron llevado a la capilla del cementerio de Santa Cruz... ahí se origina la historia, la cual puedes leer completa aquí.

  Hoy la visita la hago con otro fin, ese extraño (?) gusto que tengo por visitar panteones pues sigo pensando que lo que allí se desarrolla, son situaciones sumamente particulares que nos dicen mucho, especialmente cuando ponemos ojo atento, y enfocamos la lente de la cámara a los detalles que allí van surgiendo como, por ejemplo, y para comenzar, esta lápida que nos dice que allí descansan los restos de una persona de apellido Ojodeagua... 

  Como ya lo había comentado, que, debido a la inexistencia de apellidos, en el libro de bautizos y, consecuentemente de entierros, del siglo XVI y buena parte del XVII, cuando la población aumenta, ya en el XVIII, vemos que los registros incluyen (no en todos) un apellido, el cual es, por ejemplo, Lobo y Coyote, que originalemente fueron más que apellidos, categorías (ambos eran uno de las 16 castas de la complicada  organización social novohispana) que, a fuerza de uso, se transforman en apellidos, al igual que el lugar de origen, como en este caso un Ojo de agua... 

  Entramos así a recorrer el panteón municipal que por antiguo, el primero que se construyó a orillas del pueblo, como marcaban las normas allá por 1870 o 75, ahora se le conoce como "el viejito" y y ano está precisamente en la orilla, aunque, su límite norte sigue siendo la orilla... los otros límites están dentro de la población que de pueblo pasó a ciudad. Así pues, veamos algunos detalles de arte funerario del siglo XIX y matices del mismo arte pero de la segunda mitad del XX.



  "El ancla, a causa de su gran importancia en la navegación, fue especialmente considerada desde la antigüedad como un símbolo de seguridad. Los cristianos, por esta razón, al adoptar el ancla como un símbolo de esperanza en una existencia futura, simplemente dieron una nueva y superior significado a un emblema que les era familiar". ( El artículo completo lo puedes leer aquí.)