viernes, 12 de mayo de 2017

De los libros notariales al finalizar el siglo XIX

  Es más o menos en 1880 cuando aparece otro tipo de libros, muy parecidos a los cuadernos que, a quienes contamos al menos cinco décadas, llegamos a usar en la escuela, libros encuadernados propiamente con hojas rayadas, solo que, en el caso de los Notarios, los libros eran de formato vertical y tamaño "oficio". La gran mayoría estaban hechos en la ciudad de México, eran las imprentas quienes los elaboraban, pero igual los fabricaban en las capitales estatales que en villas y ciudades, como en el caso de Salamanca, que era en la Penitenciaría Estatal la que sacaba al mercado estos libros. A continuación lo que podemos decir es un corto catálogo de fabricantes.














No hay comentarios:

Publicar un comentario